Treinta años de la primera visita real

El Rey en su primera visita a La Rioja, en San Millán de la Cogolla. /LA RIOJA

El Rey en su primera visita a La Rioja, en San Millán de la Cogolla. /LA RIOJA

En noviembre de 1977, los Reyes viajaron hasta San Millán con motivo de la celebración del Milenario de la Lengua Castellana, en su primer viaje oficial a la comunidad autónoma.

EFE/LOGROÑO

Treinta años se acaban de cumplir de la primera visita oficial de los Reyes de España a La Rioja. Sus Majestades viajaron a San Millán de la Cogolla el 14 de noviembre de 1977, dos años después de proclamarse el Rey Don Juan Carlos como jefe del Estado, con motivo de la celebración en el monasterio de Yuso de los actos conmemorativos del Milenario de la Lengua Castellana. Su primer viaje duró poco más de tres horas y media.

Los Reyes pisaron tierras riojanas sobre las diez y media de la mañana. Llegaron a bordo de un helicóptero que tomó tierra en las proximidades del monasterio de los Padres Agustinos. Más de 15.000 personas siguieron el acto del monasterio de Yuso, que las cámaras de TVE ofrecieron en directo, en la que fue considerada como una jornada histórica. Los Monarcas fueron recibidos por el entonces alcalde de San Millán, Juan Chicote; el entonces gobernador civil de la provincia, José María Adán; y por los ministros Pío Cabanillas e Íñigo Cavero, además de los responsables del monasterio.

En primer lugar los Reyes subieron a la tribuna instalada en el patio del monasterio de Yuso, en donde Juan Chicote pronunció las primeras palabras de bienvenida a los Monarcas. Seguidamente se pasó a la iglesia , en donde se entonó la salve. A continuación, pasaron al Salón de la Lengua, en donde los Reyes firmaron en el libro de honor, que también recogía la firma de Alfonso XIII.

Le siguió la lección magistral que pronunciara el académico Emilio Alarcos, y acto seguido, las palabras del Rey Don Juan Carlos, en las que calificó al castellano como «lengua universal». Seguidamente se sirvió un vino de honor y las peñas logroñesas les entregaron una placa conmemorativa. Así culminaba esta primera visita real a San Millán, a donde regresarían 15 años después, en 1992.

El padre Juan Bautista Olarte, del monasterio de San Millán de la Cogolla, que vivió aquella jornada, recordaba que se trató «de una novedad absoluta». «El Rey estaba recién estrenado. Tuvimos que improvisar pero resultó bien, muy popular», resume.


Anuncios