Finaliza la catalogación de 13.000 documentos, de 11 siglos, en Yuso

EFE | PUBLICADO EL 12/07/2009

Juan Bautista Olarte, el responsable del archivo del Monasterio de Yuso, en San Millán de la Cogolla (La Rioja) ha finalizado la catalogación de los documentos que estaban “desperdigados” por las dependencias monásticas, más de 13.000, que abarcan desde el año 759 al 1.900.

Así, se ha puesto fin a un trabajo de casi cuatro años en el que se ha conseguido catalogar, ordenar y conservar documentos históricos que atestiguan la evolución histórica de los monasterios de San Millán de la Cogolla, Suso y Yuso, que fueron declarados en 1997 Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO.

También evidencian el volumen de sus posesiones en la Edad Media, en muchas regiones españolas, y la importancia de su escriptorium, donde se encontraron las primeras palabras en lengua romance y en el que trabajó el primer poeta en castellano, Gonzalo de Berceo.

Ordenar estos más de 13.000 documentos originales “ha sido un trabajo inmenso”, explica Olarte, quien ha escrito más de 3.000 folios de catálogo y anotaciones.

El documento más antiguo, del 759, es “una copia fidedigna de un documento sobre la fundación del monasterio de monjas de San Miguel de Pedroso -un municipio burgalés- , que luego se incluye en el Becerro Galicano”, uno de los cartularios medievales más valiosos.

También han aparecido otros “interesantes” como “el testamento de Diego de Estúñiga” un personaje reflejado en la literatura del siglo XV ó “una carta del conquistador de Filipinas, Miguel Gómez de Legazpi”, con donaciones y encargos de misas “para que Dios me encamine”, explica Olarte, en palabras del fundador de Manila.

Una vez catalogada, toda esta documentación quedará en el archivo de Yuso y, al margen de si es editada o no, estará a disposición de “investigadores de todo tipo”.

Porque, como explica este fraile, “hemos encontrado documentos que permitirían investigar en diferentes campos, la historia, la lexicografía o la teología”.

Así, repasa, “hay copias de los votos de San Millán en Sevilla, Extremadura, Murcia, Madrid o Castilla León”, donde el monasterio tenía posesiones; un diccionario del siglo XVIII de tagalo (la lengua primitiva de Filipinas); unas 200 palabras del romance “que desconocemos por que quedaron en desuso” y un mapa original de las minas de Pachuca, en México.

Anuncios