Sefarad en San Millán

27.10.09 –

 

MIGUEL A. ROJO | EL CORREO DIGITAL | LOGROÑO |

 

Encuentro sefardí en San Milán

Encuentro sefardí en San Milán

San Millán de la Cogolla acogerá el próximo jueves, 29 de octubre, el último encuentro ‘Sefardíes de Oriente’, organizado por la Casa Sefarad y el Instituto Cervantes. El resto de las jornadas se celebrarán los días anteriores en la capital española.

Con la diáspora, los expulsados
mantuvieron su lengua, que muchos estudiosos la parangonaron con el castellano viejo. Unas 150.000 personas mantienen vivo el ladino, y todavía se puede escuchar en ciertos barrios de Israel, Turquía o Bosnia. Las comunidades más numerosas, aparte de Israel, se concentran en Turquía.
El director general de Cultura, Javier García Turza, informó ayer que en la jornada riojana se pondrá el acento en el ámbito-sociocultural, y también en la fuerza creativa de las comunidades, a través de actividades literarias cinematográficas y musicales.
Era inevitable la participación de la Fundación San Millán en una convocatoria que reunirá a representantes de las comunidades sefardíes de Atenas, Salónica, Bucarest, Belgrado, Sarajevo, Skopje, Estambul y Sofía.
El ladino o judeoespañol es la lengua que es y fue hablada por los judíos expulsados de España a raíz del Edicto de la Alhambra decretado en 1492 por los Reyes Católicos.
La tradición oral ha posibilitado atesorar multitud de refranes, cuentos, leyendas, proverbios, cantigas y hasta recetas de cocina.
Expertos aseguran que el idioma ladino corre peligro de perderse, por lo que es necesario tomar medidas. Y en esa línea demandan ayuda al propio Gobierno español.
«Las comunidades judías nunca dejaron de mirar a hacia atrás, hacia su pasado, es decir, a España», destacó Turza. Éste recordó que en contra de las comunidades sefardís «han jugado los estragos del holocausto, la progresiva intermigración de estos judíos hacia Israel y la globalización. Y también hay que pensar que las nuevas generaciones prefieren otros aprendizajes», recalcó.
Intelectuales sefardís, especialistas en judaísmo y los Balcanes debatirán sobre las fortalezas y debilidades de una lengua que conserva vivas las huellas del castellano medieval, y cuyos sonidos nos resultan más que familiares.
Un idioma arcaico, con identidad propia, que muchos evitan que se desvanezca y se olvide. En ese empeño se está.
Anuncios