El ábside románico de Yuso, al descubierto

El ábside románico de Yuso, al descubierto

PERIÓDICO LA RIOJA

Abside románico del monasterio de Yuso

Abside románico del monasterio de Yuso

Al menos una parte de las excavaciones realizadas en la iglesia de la Anunciación del monasterio de Yuso en San Millán de la Cogolla quedarán al descubierto para que puedan contemplarla visitantes y fieles. El acuerdo ha sido ratificado por el Patronato de la Fundación San Millán celebrado recientemente y tiene carácter definitivo.

La decisión ha sido consensuada con los Agustinos Recoletos, la comunidad religiosa de San Millán, después de distintas propuestas a favor y en contra que se han venido contemplando desde que fueron descubiertos los restos arqueológicos.
Sin embargo, todo está pendiente de un estudio técnico para determinar tanto la superficie que quedará al descubierto y protegida, como el lugar de la iglesia. Todo parece indicar, según fuentes de la propia Fundación San Millán de la Cogolla, que la zona elegida será la del ábside y cimientos de la primitiva iglesia románica.
El estudio técnico será encargado en breve, con la pretensión de que las obras comiencen lo más rápido posible, teniendo en cuenta que el conjunto de la restauración del templo tiene que estar finalizado para noviembre del 2010.
Javier García Turza, director general de Cultura de La Rioja, y Almudena Martínez, coordinadora de Fundación San Millán, dejaron entrever la elección del lugar indicado.
Con el acuerdo del Patronato de la Fundación San Millán se dan por zanjadas otras consideraciones sobre la conveniencia o no de dejar los restos arqueológicos o parte de ellos al descubierto.
Posible planta del monasterio románico de Yuso

Posible planta del monasterio románico de Yuso

La zona preferida es, también, la más emblemática desde el punto de vista histórico del recinto. Se trata del ábside de una iglesia románica que debió construirse entre los años 1053 y 1067. Los historiadores conocían su existencia pero, sin embargo, Ignoraban su ubicación u otros detalles porque apenas había documentación bibliográfica.

El descubrimiento de los restos de la iglesia románica ha tenido especial relevancia para la historia del monasterio y para misma historia del arte. Conviene recordar, según han declarado varios expertos, entre ellos, Javier Garrido, director de las excavaciones, que dicho templo es uno de los más tempranos del primer periodo románico peninsular.
Aunque todavía quedan numerosas cuestiones por aclarar sobre la iglesia románica, el propio Garrido señaló que podría ser más antiguo que San Martín de Frómista, la catedral de Jaca o San Isidoro de León.
Cuestiones cronológicas al margen, los trabajos realizados permiten asegurar que se trataba de un templo de grandes dimensiones para la época. Allí pudieron ubicarse años después los restos de algunos personajes tan relevantes como san Felices de Bilibio, un eremita y maestro de San Millán.
Javier Garrido ha reconocido la importancia del hallazgo al señalar que podía tratarse de una iglesia de tres naves, con el juego de proporciones entre las partes que buscaba una arquitectura equilibrada y unitaria y muy precisa. Es lo que los expertos han llamado ‘proporción áurea’ o ‘número de oro’.
Sucede y se puede contemplar hoy, que la comparación entre los ábsides «nos indicaba que la iglesia podía corresponder a esas proporciones exactas», dijo Javier Garrido. Los datos serán explicados en su día cuando acaben las investigaciones sobre los trabajos realizados hasta la fecha. Por el momento hay algunas hipótesis que se han venido barajando. «La iglesia, asegura Garrido, contaría al menos con un tramo más a los pies, pudiendo superar los 30 metros, y es muy probable que tuviera un crucero destacado por un gran muro, documentado en la nave sur, de idénticas características y trayectoria». Unos datos precisos para conocer las auténticas dimensiones del templo.
Anuncios