Las glosas a San Millán

Las Glosas a San Millán

PERIÓDICO LA RIOJA

Monasterio de Yuso. Patrimonio de la Humanidad

Ni la declaración de San Millán de la Cogolla en 1997 como Patrimonio de la Humanidad, ni la puesta en marcha del Centro Internacional de Investigación de la Lengua Española (Cilengua), ni las obras de restauración acometidas en el monasterio de Yuso a lo largo de la última década tienen, en la balanza que maneja la Real Academia de la Historia (RAH), el peso argumental suficiente para considerar la devolución a La Rioja de los Códices que esconden el tesoro de las Glosas Emilianenses, tenidas como primer vestigio escrito del actual idioma castellano. El presidente de la institución académica, Gonzalo Anes, ha vuelto a responder con una negativa a las pretensiones del Gobierno de La Rioja, por más que el escrito de junio de este año del consejero de Cultura, Luis Alegre, no reclama su propiedad, sino su «cesión en depósito temporal». Un matiz, el de la cesión, que cuestionan, sin embargo, otras voces autorizadas defensoras de que la legítima propiedad de los códices corresponde al monasterio riojano, de donde salieron en 1821 y que fueron entregados tres décadas después a la RAH «como entidad cualificada para su custodia y aprovechamiento científico». Tanto ha cambiado desde entonces que las reivindicaciones de La Rioja, bien nutridas de razones, han ganado en contundencia como para justificar sin ambages el regreso de la Glosas para seguir haciendo Historia desde el lugar donde se escribieron hace diez siglos.

Anuncios