Yuso. Visita nocturna

yuso.FICHERO8533

 

El Monasterio de Yuso, de San Millán de la Cogolla (La Rioja, España) realizará en los sábados del mes de agosto su primer programa de visitas nocturnas. Los agustinos recoletos pretenden con esta iniciativa dar a conocer este cenobio Patrimonio de la Humanidad de manera diferente a como lo hacen miles de visitantes cada año.

El responsable de las visitas al monasterio, el agustino recoleto José Luis Untoria, ha explicado a la agencia EFE que las visitas se celebrarán los cuatro sábados del mes de agosto, a las diez de la noche y al mismo precio que los pases diarios, cinco euros. Dado que nunca han abierto el monasterio en ese horario, desconocen la demanda que tendrán las visitas, aunque esperan lograr un grupo de cincuenta personas, según Untoria, quien ha dicho que no se ha establecido un número mínimo de asistentes. En cualquier caso, ha explicado que será necesario realizar una reserva telefónica previa, para que el monasterio cuente con una previsión más ajustada del número de guías con el que deberán contar.

La visita, a diferencia de la diurna, solo recorrerá las dependencias de la planta baja del convento: el claustro, la iglesia, la sacristía y el refectorio. Además, se complementará con un pequeño recorrido por el exterior, que permanecerá iluminado por los 160 cañones de luz instalados hace un año por la Fundación Iberdrola; una espléndida instalación que, según reconoce el propio Untoria, “no hemos podido utilizar demasiado”.

Patrimonio

El objetivo de estas visitas es “mostrar un Yuso diferente”, en el que “tenga más protagonismo el edificio en sí mismo y el silencio”, en vez de “los cantorales o las reliquias”, que se contemplan en la visita diaria.

“Hemos pretendido darle otra perspectiva a esta visita y esperamos que tenga acogida”, ha asegurado el responsable del monasterio, quien ha añadido que, en función de la respuesta que obtengan, podrían continuar con estas visitas en las primeras semanas de septiembre.

Los visitantes nocturnos recorrerán varias de las dependencias de un monasterio, el de Yuso o “de Abajo”, declarado Patrimonio de la Humanidad en 1997 junto al de Suso, “de Arriba”, en la misma localidad riojana. Se trata de un complejo de importancia excepcional para la lengua española, ya que en San Millán de la Cogolla se escribieron las primeras frases conocidas en este idioma.

Las dependencias actuales tienen su origen, principalmente, en el siglo XVI, cuando se labraron el claustro procesional, el refectorio, la sacristía y la mayor parte de la iglesia. Otros elementos, como la sillería y el retablo, se remontan al siglo XVII. Y el trascoro y la ornamentación de la sacristía son desl siglo XVIII.

La mayor parte de estos espacios ha sido objeto en los últimos años de una restauración integral que ha supuesto una inversión de 16 millones de euros.

Anuncios