Publicación de la categoría: Gonzalo de Berceo

Publicaciones emilianenses

Acaba de publicar el padre Juan B. Olarte un nuevo trabajo con tema emilianense —todo sea por San Millán, leemos en la referencia al trabajo de Catalogación de los manuscritos de San Millán—, que lleva por título “Relectura de Gonzalo de Berceo”. También en esta ocasión, ha confiado el material literario y gráfico a Edilesa, editorial cuyo fondo incluye varias publicaciones relativas a San Millán.

Gonzalo de Berceo

El padre Juan Bautista Olarte, bibliotecario del monasterio de San Millán, habló el pasado 27 de mayo en el centro cultural de Ibercaja (Portales, 48 de Logroño) sobre ‘Gonzalo de Berceo leído en su valle’. No es una conferencia al uso. Inicialmente estaba prevista la presentación del libro ‘Relectura de Gonzalo de Berceo’, asunto que ha tenido que postergarse por cuestiones propias de la edición e imprenta.

San Millán

El 14 de mayo del año 959 tiene lugar la consagración de la iglesia del Monasterio de San Millán por parte de García Sánchez, rey de Pamplona, y la reina Toda l(I.UBIETO ARTETA, A.,Cartulario de San Millán de la Cogolla(759-1076), Valencia,Textos Medievales 48, Anubar,1976;documento nº. 78, pp. 92-94). Es ella la que, en realidad, gobierna a causa de la minoría de edad de su hijo García Sánchez. Esta es la fecha referida por la mayoría de los historiadores para confirmar la existencia de un monasterio, de una comunidad de monjes plenamente constituida, en San Millán de Suso. Pero, ¿hasta entonces y desde los años en que vive Millán (473-574) hubo vida eremítica o monástica? ¿se llegó a constituir alguna comunidad y si así fue de qué tipo? ¿Hubo continuidad desde el siglo VII, cuando San Braulio escribe la vida de San Millán en latín, hasta el siglo X? El objetivo de la presente comunicación es el de tratar de conocer la historia del monasterio de San Millán de Suso en sus primeros siglos, en sus siglos obscuros.

Cultura visigoda en La Rioja

El escritorio visigótico de San Millán de la Cogolla durante el siglo X debió de ser el más activo de la España cristiana del momento1. A ello apunta no sólo el número de códices todavía conservados, treinta y seis y algún pico, sino las relaciones que de ellos se deducen en todas las direcciones geográficas (hacia el mundo franco, hacia el pirenaicocatalán, hacia el castellano y hacia el mozárabe; por supuesto que también hacia otros centros librarios riojanos). Y si tenemos en cuenta que un escritorio funcionaba no sólo como taller de copia de textos, sino como lo que hoy conocemos como biblioteca que busca, adquiere, mima y conserva libros, nos explicaremos también que muchos de los códices emilianenses puedan ser hoy considerados como procedentes de talleres ajenos a San Millán, lo mismo que en otras bibliotecas los hay procedentes de la Cogolla.

Blog Biblioteca Gonzalo de Berceo

Blog de la Biblioteca Gonzalo de Berceo