Marfiles de San Millán

Desde la antigüedad tardía se registra el uso del marfil como arte menor. El material original, procedente de África, se obtenía de colmillos de elefantes y dentinas de hipopótamos, si bien en los países nórdicos se utilizaban para conseguirlo dientes de narvales, cachalotes o morsas. Llegaba a Europa a través de Venecia y otros puertos italianos.